NO ES LO MISMO OIR QUE ESCUCHAR.

 

Un proverbio oriental dice: «Nadie pone mas en evidencia su torpeza y mala educacion que el que empieza a hablar antes de que su interlocutor termine»

La definición de escucha según la Real Academia de la Lengua es : “ prestar atención a lo que se oye” mientras que la de oír es:” Percibir con el oído los sonidos”. Uno puede perfectamente oír (si no tiene ninguna deficiencia auditiva) pero no escuchar.

Una buena escucha ofrece la posibilidad a la persona que nos está hablando de comunicar y expresar sus pensamientos, sus emociones y sus sentimientos. Al adoptar una actitud de escucha, apartamos nuestros pensamientos para concentrarnos en las expresiones del otro.

Asi, toda la energía la ponemos en las necesidades de la otra persona, lo que la hace sentirse reconocida y estimada. Es lo que se denomina una caricia emocional.

Cuando escuchas respetas a tu interlocutor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *